SORPRESA 

DEFINICIÓN (¿QUÉ ES?)

La sorpresa viene causada por el asombro, cuando nos invade el desconcierto por descubrir algo que no esperábamos. Así, la sorpresa es una reacción muy personal, ya que no todos nos alertamos por las mismas cosas, ni las interiorizamos del mismo modo, aunque sí es cierto que algunas son bastante comunes a todos los seres humanos, por el hecho de incidir en nuestros instintos más básicos.

Las sorpresas pueden ser positivas o negativas, en función de los sentimientos que se generen en nuestro interior. El mismo hecho puede ser interpretado de formas opuestas por dos personas, según sean sus preferencias.
//ad//
EJEMPLOS

Ejemplo 1: Regalo. Este ejemplo bien puede considerarse como paradigmático en varios sentidos. Por un lado, la sorpresa ante un regalo puede variar en intensidad: si es de cumpleaños, la sorpresa es relativa, pues puede ser más o menos esperado. Además, si se trata de un regalo más o menos común, nuestra reacción no será tan grande como si se trata de uno absolutamente excepcional.

Ejemplo 2: Encontrarse a una persona por casualidad. Aquí la sorpresa de nuevo puede ser grande o pequeña en función de diversas variables, pues no es lo mismo encontrarse sin esperarlo a un vecino que a un antiguo amigo del colegio al que hace años que no vemos, ni tampoco que esta circunstancia se dé en nuestro barrio o en la otra punta del globo terráqueo mientras hacemos unas vacaciones a un lugar no muy turístico, por poner un caso.

Ejemplo 3: Batir un récord. Imagina que eres un corredor de maratón y un buen día bates un récord de velocidad. Es cierto que en ese caso la sorpresa es relativa, ya que te entrenas para mejorar y por lo tanto la expectativa de éxito es razonable, pero quizá lo que no esperabas es batir una marca más allá de lo que creías posible, al menos en aquel momento. Muchos récords del mundo se han producido en momentos poco esperados, como en competiciones previas a las más importantes o por atletas que recién empezaban a destacar.

Más ejemplos: A continuación os mostramos algunas frases en las que aparece este término, de modo que se verá en varios contextos:
- "Te he dicho mil veces que no me gustan las sorpresas".
- "No me esperaba su cara de sorpresa al decirle que estaba casado".
- "Es sorprendente que la ultraderecha esté subiendo en Alemania".
- "Me sorprendió leyendo su diario personal".
- "La sorpresa vino cuando nos trajeron la cuenta del restaurante".
- "Mi jefe es sorprendentemente malvado".
- "No te dejes sorprender por Messi, cuando menos te lo esperas regateará a tres defensas y marcará un gol"

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:
Añade tus comentarios